Hot! 30 años de memoria

Hoy, 2 de abril, se cumplen 30 años del desembarco argentino en las Islas Malvinas que terminaría en guerra con el Reino Unido y la historia ya por todos conocidos. Hace un año tuvimos la oportunidad de conversar con Ezequiel Martel, hijo de Rubén, piloto de Hércules derribado durante el conflicto armado (acá la nota). Durante la nota nos contó que conocía como la palma de su mano la historia del piloto inglés que había atacado al avión de su padre, y un tiempo después, en un momento muy profundo y emotivo, pudimos cruzarlos al aire (escuchá acá).

Ahora, un año después, tenemos un ejemplo de cómo dos personas aparentemente irreconciliables llegaron a tener una relación basada en el respeto y la comprensión. Si no pudoeron escuchar la tercera parte de la nota, se las dejamos:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La pueden bajar acá.

  • Silvina

    Me impacto la nota… Emoción hasta las lagrimas!!!
    Buenisimaaaa!!!

  • http://es-la.facebook.com/mariano.pagani2 Mariano

    La nota es perfecta!! Estaba en medio del laburo y escuché todo, casi que se me cae una lágrima. IMPECABLE CHICOS!! Hay que aprender de este chico, sin palabras!

  • Silvina

    Hermoso testimonio!!!! me emociono mucho!!

  • Leandro D

    La verdad, excelente la nota. No conocia la historia de Ezequiel y Nigel, y la verdad me conmovió mucho hoy cuando la escuché. Los felicito!

  • cyn

    chicos, excelente nota, desde el año pasado a esta parte, no deja de emocionarme; increible profesionalismo del equipo y la verdad, me saco el sombrero ante Ezequiel, un orgullo!!!

  • Carolina

    He escuchado, el año pasado y éste, esta maravillosa conversación. Las dos veces mientras viajaba en colectivo hacia mi trabajo. He llorado durante el viaje, he quedado absolutamente impactada por la empatía que han sabido desarrollar los dos. El respeto al otro, atravesado por el dolor, nos da más que una gran lección. Si ellos pudieron atravesar todas las vallas y encontrarse a través del diálogo, como no nuestros representantes. Son un ejemplo. Gracias por hacer de la radio, un auténtico medio de comunicación. Es un placer escucharlos todos los días, dan ganas de pensar que se pueden cambiar las cosas que nos molestan, no me siento tan sola en esta lucha por la búsqueda de la empatía social y la solidaridad.

  • Anita

    Tremendooo!!! No paro de hablar de esta nota hace un año… una emoción inmensa aquella vez y ahora que escuché esta no puedo mas de la conmoción. (y el llanto)
    Super cálidos Nigel y Ezequiel.
    Muy fuerte todo…
    Andy, para variar, la llevas bárbaro a la entrevista.
    Gracias!!!

  • giselle

    Chicos, muy buena la nota. Estoy en Alemania y desde el momento que escuché la entrevista entre Ezequiel y el piloto inglés no puedo dejar de pensar en esta asimétrica relación basada en el respeto. Debo admitir que no siempre termino de aceptar la forma de ser de estos europeos del norte con su individualismo, pragmatismo, vanidad y egocentrismo tan opuestos a la noción de famlilia, ideales y valores humanos como altruismo y el respeto mutuos. La feroz competencia para hacer prevalecer los propios intereses por encima de los demás impide o destruye en muchas casos iniciar lazos afectivos duraderos y profundos.
    Esperemos que esta relación basada en el respeto mutuo y con intereses similares (restablecer el buen honor o aliviar el sentimiento de culpa de una parte), y esperar el reconocimiento de la proyección de su propio padre, por la otra) obtenga sus frutos. No es una relación fácil, diría más bien difícil (Nigel cambia varias veces de mail, está siempre “muy ocupado” para escribir, el “joven” es una persona muy buena y condescendiente, etc.), pero si ella sigue se puede crecer mucho. Comenzando con el inglés y terminando con algún estudio universitario en el exterior. Nada de lo que pueda hacer el piloto inglés será suficiente para sanar semejante herida y dolor. Si se presenta la oportunidad yo no la desaprovecharía. Se beneficiarían ambos con una nueva perspectiva tanto académica como laboral. Mis mejores desoes y suerte en el futuro a Ezequiel y su familia. Me conmocionó mucho su historia y la seguiré desde el otro lado del planeta tanto como sea posible. Un abrazo.