El juego con oyentes que terminó en duelo